LA BIBLIOTECA PÚBLICA DEL ESTADO ZULIA: UN ESPACIO PARA LA EDUCACIÓN CIUDADANA

Artículo publicado originalmente en Julio de 2009:

Recientemente, por diversos motivos, hemos tenido que visitar la biblioteca pública del Estado Zulia: http://www.bpz.org.ve/. Este recinto que si bien destaca por la calidad de su arquitectura, nos sorprendió más por el impacto social que ha generado. Un impacto que va más allá de su evidente función como sitio en el que se atesora sistemáticamente el conocimiento y se pone a disposición de la ciudadanía.

Al estar en el lobby de esta edificación muchas cosas nos han llamado la atención, de seguidas mencionaremos sólo dos de ellas:

  1. El gran número de actividades que alberga la biblioteca, con lo que estimula el encuentro de distintos grupos sociales, con intereses igualmente diversos.
  2. El hecho de que la mayoría de los niños y adolescentes llegara a pie, lo que revela que viven en las adyacencias de la biblioteca.

No es un dato menor observar como este edificio se ha convertido, más allá de su función expresa, en un espacio en el que se construye uno de los aspectos clave de todo espacio público: la posibilidad del encuentro e interacción de los habitantes la ciudad sin importar su condición social. De hecho, que la mayoría de los niños que nos encontráramos en el recinto provinieran de los barrios populares del área central de la ciudad, habla de las bondades que genera su estratégico emplazamiento: fácil acceso (peatonal, por transporte público y particular), lo que permite ampliar la geografía de oportunidades, de ese 70% de la población que es el que más dificultades tiene para acceder a los bienes y servicios culturales.

La biblioteca pública María Calcaño, si bien esta hecha para informar, y promover el contacto con el conocimiento, esta cumpliendo otra gran función, quizás poco reconocida: la de educarnos como ciudadanos, al permitirnos mirar y comunicarnos con el otro sin sospechas ni reparos.

La tarea ahora es desarrollar un sistema de bibliotecas. Donde algunas (como se ha hecho en Bogotá y en Medellín) sean parques bibliotecas, diseñados en franca comunicación con las comunidades, ubicados estratégicamente para atender a la mayor cantidad de personas posible y reforzados con programas que les potencien como espacios para la construcción de ciudadanía.

¿Y usted? ¿Ya visitó la biblioteca pública del Estado Zulia?

Anuncios

BÂTISSONS UNE PLANÈTE PLUS INTELLIGENTE / SMARTER PLANET / CONSTRUYAMOS UN PLANETA MÁS INTELIGENTE

Visitando www.lemonde.fr nos hemos encotnrado con este interesante sitio que en su versión en francés se puede ubicar en http://publi.lemonde.fr/ibm-planete/index.html o http://www.ibm.com/smarterplanet/ch/fr/index.html?re=sph  o en su versión en ingles http://www.ibm.com/smarterplanet/us/en/?ca=v_smarterplanet y deseamos compartirlo con ustedes queridos amigos invisibles.

Bâtissons une planète plus intelligente Participez aux débats pour une planète plus intelligente avec IBM:

“Nous pouvons rendre notre planète plus intelligente. Tous nos modes de fonctionnement sont concernés. Qu’il s’agisse de notre façon de produire, de vendre, de déplacer les objets, de transporter les gens, de transférer l’argent… Le monde est prêt pour une planète plus intelligente. Découvrez comment la bâtir ensemble”.

Urbapps 2012: TECNOLOGÍA PARA TENER MEJORES CIUDADES

Estamos terminando un próximo artículo sobre la violencia urbana y de como la tecnología podría servir para prevenirla, tema que se inscribe en el de la Tecnología + Ciudad. Y una iniciativa que nos parece bien interesante ha sido la de Urbapps http://www.urbapps.com/ que no es otra cosa que generar aplicaciones para nuestras ciudades. Veamos que busca Urbapps:

Somos un taller de networking y desarrollo colaborativo de prototipos de aplicaciones móviles para la mejora de las ciudades. 

Queremos promover el desarrollo de aplicaciones que ayuden a crear ciudades más sostenibles y a comportamientos más comprometidos con el entorno más cercano con este taller de encuentro de personas y organizaciones que podamos aportar conocimiento, habilidades y compromiso con el medio ambiente y con el desarrollo de herramientas digitales.

Si te interesan temas como #opendata, #opengovernment o #smartcities y crees que son una buena idea para desarrollar aplicaciones para Valladolid, apúntate. Así sumaremos a la ciudad a otras que también están promoviendo este tipo de iniciativas para aprovechar el potencial de la tecnología para crear soluciones creativas para mejorar las ciudades en las que vivimos.

Próximamente anunciaremos más detalles sobre el programa del taller y la dinámica de trabajo, así como la fecha definitiva aprincipios de junio. En cualquier caso, la idea es organizar un taller práctico, que sirva para crear una comunidad que pueda crear dinámicas posteriores, y a través de una metodología en la que todos/as podamos aprender juntos/as.

Urbapps es un proyecto organizado y coordinado por Naider. David AriasAinara Alonso y Manu Fernández somos los que estamos en ello.

NAIDER http://www.naider.com/ es un proyecto empresarial privado fundado en 2004 que trabaja en los ámbitos de la Competitividad Económicay la Innovación, la Sostenibilidad Ambiental y el Cambio Climático así como en proyectos que contribuyen al Progreso de nuestras Ciudades y Territorios.

¿EXISTEN LOS MILAGROS URBANOS?

En Latinoamérica y particularmente en Venezuela existe una noción bastante extendida y aceptada en torno a Bogotá, Medellín y Curitiba a las cuales se les suele reconocer sencillamente como “milagros urbanos”. Según La Real Academia Española un milagro es “hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino”; hablamos de algo que esta más allá de las fuerzas, capacidades y entendimiento de todo hombre. Ahora bien, y a pesar de la espectacular transformación que han tenido estas ciudades, mal podemos catalogar su gran mejoría, como un hecho que poco tiene que ver con el quehacer humano. Especialmente si se reconoce que la ciudad es quizás el sub-producto más significativo de nuestra civilización en estos tiempos.

¿Pero qué pasó realmente en estas ciudades que hoy son modelos urbanos a seguir? Simplemente los hombres y las sociedades que habitan en estos espacios se pusieron de acuerdo y crearon un modelo, un proyecto compartido de ciudad ajustado a la manera de vivir que estimaron como óptima, equitativa, incluyente y sostenible.

Pero para que el cambio obre es menester que exista experticia y creatividad, las cuales bien utilizadas deben proveer diagnósticos y políticas públicas bien estructuradas y de aplicación priorizada. Claro esta, hace falta MUCHA SENSIBILIDAD POLÍTICA Y SOCIAL para generar un acuerdo ciudadano sobre el cual se arme ese proyecto o mejor dicho ESA INDISPENSABLE VISIÓN DE CIUDAD y a partir de allí iniciar una carrera frenética, impecable e implacable para lograr su concreción hora a hora, día tras día, mes tras mes, año tras año y lo más importante: GOBIERNO TRAS GOBIERNO.

Sólo de esta manera, y desde nuestro humilde punto de vista, pensamos que se puede alcanzar una ciudad con más de 50 metros cuadrados de espacio público por habitante, caso Curitiba, cuando la norma internacional habla de 10 metros; bajar la tasa de homicidio a menos de 25 personas por mes, caso Medellín, cuando antes superaba los 600 homicidios; servir a una ciudad de 8 millones de habitantes, con un moderno y rápido sistema de transporte público o de parques bibliotecas, caso de Bogotá. Es importante decir que no estamos queriendo decir que estas ciudades lo han logrado todo o que ya no tienen problemas, no es esta una apuesta nuestra a lo Francis Fukuyama y su Fin de la Historia, pero lo que si hay que resaltar es que estas urbes, por lo menos, han visualizado un camino y están tratando de seguirlo.

Comprender esto nos pone de cara a un enorme desafío: si la ciudad es una construcción humana, entonces es el hombre, en sociedad claro esta, su agente de cambio más poderoso. No dudemos pues que la solución a los problemas de nuestras ciudades esta en nuestras manos, en nuestro tiempo y que es nuestro deber actuar.