Una pista polémica

Marco Negrón

Al ir asumiendo progresivamente el carácter de un gran debate público sobre la ciudad, el Concurso de Ideas para transformar en parque el aeropuerto de La Carlota se ha convertido en una suerte de aula abierta donde todos los participantes concursantes, miembros del Jurado, asesores y público en general-  aprendemos muchísimo: sobre la ciudad y sobre las aspiraciones ciudadanas.


Pareciera que uno de los puntos de consenso sea la idea de que se trata de un parque que no puede construirse de un día para otro, que su conformación ha de ser progresiva, acompañando la dinámica de transformación de la ciudad, donde la primera fase incluiría eliminar su condición de área militar, restringir el uso de la pista sólo para emergencias y permitir el libre acceso del público previa dotación del equipamiento mínimo indispensable.
Como era previsible, uno de los aspectos más polémicos ha sido el referido al mantenimiento o no de la pista de aterrizaje, que algunos ven como un elemento imprescindible ante una  probable y cada vez más próxima catástrofe natural. Aunque el espacio no permite profundizar en la cuestión, puede afirmarse sin dudas que si es de la existencia de esa pista y particularmente de ella que dependerá la ciudad  en una emergencia de gran magnitud, podemos encomendarnos al altísimo. También en esta materia Caracas tiene un enorme atraso y necesita con urgencia de la formulación de un plan, que debe ir en sintonía con el Plan Estratégico, para atender las contingencias; el mismo tendría como componentes básicas rehabilitar y reforzar las vías de acceso a la ciudad y todo el sistema arterial de la región Guarenas-Puerto Cabello; desarrollar un plan de descentralización de los espacios abiertos de la ciudad con especial énfasis en los barrios informales donde se puedan apoyar las acciones de emergencia; ampliar y fortalecer los programas de cultura ciudadana insistiendo en la educación para enfrentar el riesgo. Desarrollar ese plan requerirá de lucidez, voluntad política y tiempo, y será el tiempo quien diga cuándo llegó el momento de prescindir de la pista. Si ese momento no llega, se habrá fracasado y la Caracas del futuro seguirá estando tan desamparada frente al riesgo como la actual: una responsabilidad más para los gobernantes que en 2014 asuman el desafío de construir el elusivo país moderno.

marco.negron@gmail.com

La Carlota II

Marco Negrón

La Carlota II

Tal como estipulaban las Bases del Concurso de Ideas para el parque de La Carlota, el martes 30 de octubre, después de 3 meses de intenso trabajo, se recibieron las 3 propuestas finalistas seleccionadas de entre las 69 que participaron en la Primera Fase. Esta Segunda consistía en una profundización y enriquecimiento de las ideas presentadas en la precedente.

Las tres coinciden en varias ideas fundamentales, como son la importancia que para definir el carácter, los alcances y las limitaciones de los usos propuestos para La Carlota tiene el análisis a escala metropolitana; la reflexión acerca de la vulnerabilidad de Caracas ante eventos de carácter catastrófico, potenciada hoy en día por su prolongado abandono, y el importante rol que esa área puede jugar en una emergencia; partiendo de una estrategia que haga posible la apertura temprana al público, el reconocimiento de que un parque de esas características y dimensiones sólo puede ser desarrollado en su totalidad por fases, definidas por las dinámicas de cambio de la ciudad apoyándose en una efectiva participación ciudadana; el énfasis en el rescate y revalorización del deteriorado sistema hidrológico de la ciudad; la importancia otorgada a la movilidad en el sector, en particular en términos del mejoramiento de las conexiones Norte-Sur y el fortalecimiento de alternativas al uso del vehículo particular; el carácter eminentemente verde que se propone para el parque de La Carlota y su integración con el Parque del Este; la preocupación por garantizar su auto sostenibilidad tanto en términos ambientales como económicos.

Naturalmente, esas ideas se expresan con diferentes ópticas y énfasis en cada una de las propuestas, que es lo que permitió discernir una ganadora que será dada a conocer en los próximos días y que debe constituir la base para la formulación del Plan Maestro del parque. Porque con esto, desde luego, no se cierra el proceso abierto con este concurso, que ha resultado en un notable ejercicio de participación ciudadana y responsabilidad profesional: ahora el esfuerzo central tiene que consistir en lograr el reconocimiento de sus resultados por quienes tienen la potestad de la toma de decisiones, pero que hasta ahora vienen recorriendo el camino equivocado de la opacidad de gestión, improvisando un concurso a espaldas de la ciudadanía, parcial y descontextualizado.

marco.negron@gmail.com   @marconegron

El Universal, 20121114