LA BIBLIOTECA PÚBLICA DEL ESTADO ZULIA: UN ESPACIO PARA LA EDUCACIÓN CIUDADANA

Artículo publicado originalmente en Julio de 2009:

Recientemente, por diversos motivos, hemos tenido que visitar la biblioteca pública del Estado Zulia: http://www.bpz.org.ve/. Este recinto que si bien destaca por la calidad de su arquitectura, nos sorprendió más por el impacto social que ha generado. Un impacto que va más allá de su evidente función como sitio en el que se atesora sistemáticamente el conocimiento y se pone a disposición de la ciudadanía.

Al estar en el lobby de esta edificación muchas cosas nos han llamado la atención, de seguidas mencionaremos sólo dos de ellas:

  1. El gran número de actividades que alberga la biblioteca, con lo que estimula el encuentro de distintos grupos sociales, con intereses igualmente diversos.
  2. El hecho de que la mayoría de los niños y adolescentes llegara a pie, lo que revela que viven en las adyacencias de la biblioteca.

No es un dato menor observar como este edificio se ha convertido, más allá de su función expresa, en un espacio en el que se construye uno de los aspectos clave de todo espacio público: la posibilidad del encuentro e interacción de los habitantes la ciudad sin importar su condición social. De hecho, que la mayoría de los niños que nos encontráramos en el recinto provinieran de los barrios populares del área central de la ciudad, habla de las bondades que genera su estratégico emplazamiento: fácil acceso (peatonal, por transporte público y particular), lo que permite ampliar la geografía de oportunidades, de ese 70% de la población que es el que más dificultades tiene para acceder a los bienes y servicios culturales.

La biblioteca pública María Calcaño, si bien esta hecha para informar, y promover el contacto con el conocimiento, esta cumpliendo otra gran función, quizás poco reconocida: la de educarnos como ciudadanos, al permitirnos mirar y comunicarnos con el otro sin sospechas ni reparos.

La tarea ahora es desarrollar un sistema de bibliotecas. Donde algunas (como se ha hecho en Bogotá y en Medellín) sean parques bibliotecas, diseñados en franca comunicación con las comunidades, ubicados estratégicamente para atender a la mayor cantidad de personas posible y reforzados con programas que les potencien como espacios para la construcción de ciudadanía.

¿Y usted? ¿Ya visitó la biblioteca pública del Estado Zulia?

Anuncios

LAS GRANDES MAYORÍAS: ¿POR QUÉ SIGUEN SIENDO INVISIBLES?

El término Grandes Mayorías alude a lo que C. K. Prahalad denomina la base de la pirámide. Se trata de unos 4 mil millones de seres humanos, que viven con ingresos insuficientes, y cuyas necesidades no son atendidas por las empresas generadoras de bienes y servicios, pues no son vistos como consumidores o demandantes de servicios.

En Venezuela el 80% de la población pertenece a los estratos D y E. Viven en zonas populares y los servicios para satisfacer sus necesidades, normalmente no existen y tienen que acudir a servicios informales muy costosos. Para poner un ejemplo: una familia en la periferia de Maracaibo paga un promedio de 260 Bs. mensuales, para llenar los tanques de agua que consumirán, mientras que una familia clase media conectada a la red de agua potable paga 70 Bs. por consumir de 5 a 10 veces mas agua.

Otro ejemplo, tomado de nuestra experiencia, es el Centro Comercial Las Playitas. Desde que iniciamos nuestro trabajo de asesoría para varias de las asociaciones de comerciantes que allí hacen vida, pudimos cuantificar unos 2780 locales comerciales en 5,5 hectáreas, más de 10 mil empleos directos y 20 mil visitantes diarios. Pero lo que más nos impresionaba, es como empresas del ramo salud, aseguradoras, y particularmente la banca sencillamente no veían el mercado potencial de clientes que hay en este lugar. En donde la mayoría de los comerciantes son estrato C- y D, sólo que han sido estigmatizados con el calificativo de informales o buhoneros.

Ese error de apreciación de la banca, por tomar un caso concreto, deja a merced de los prestamistas a los comerciantes en Las Playitas, a pesar de que juntos suponen un mercado crediticio de unos 30 mil bolívares fuertes. El resultado: los comerciantes pagan hasta 40% en intereses mensuales, mientras la tasa bancaria esta en torno al 2% mensual.

La respuesta a esta situación es simple y ya ha estado en práctica en otras partes del mundo: Greeman Bank en Bangladesh, La Revolución de las Recámaras auspiciada por Cemex en varios países en América Latina, entre otros. En fin, se debe iniciar por reconocer a la población de los estratos C-, D y E como consumidores y crear servicios ajustados a sus necesidades. Pero primero hay que romper una serie de mitos.

Para quienes escriben estas líneas, Las Grandes Mayorías son quizás el gran mercado del siglo XXI. Uno que hasta la fecha siempre ha sido la mayoría, pero que extrañamente ha permanecido, a pesar de su importante tamaño, “invisible”.