PARA CAMBIAR LA CIUDAD, TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTRAS MENTES

Si le decimos lo que reza el título de este artículo a un ingeniero experto en vialidad o urbanismo, a la mayoría de los arquitectos o a un político seguramente se reirá, más aun si colocamos a estos personajes en contextos de ciudades subdesarrolladas. Seguramente ellos dirán: en nuestras ciudades lo único que nos queda es gestionar el caos, hacer lo más que se pueda resignadamente, pues ni hay recursos económicos, mucho menos tiempo (especialmente tiempo político) ni una población que permita y exija otra cosa.

Sin embargo, al mirar el artículo publicado en: http://www.arqsustentable.net/ y http://globeaward.org/winner-city-2010 donde claramente se observa como destaca Curitiba; una ciudad pequeña en un país con mayores y más glamorosas ciudades. Lo que indica que las “ciudades pequeñas” si pueden “imponer” sus modelos de desarrollo a escala nacional y global.

Lo primero que uno debe entender es que este cambio radical que se operó en esta ciudad no fue una cosa fortuita. Tampoco fue obra de un solo hombre. Y es que lo operado en Curitiba ha sido más bien una labor que entraña mucha planificación, a mucha gente y varias tareas complejas que apuntan a la dimensión material e inmaterial de esta ciudad:

  1. El bien común debe anteponerse al bien individual.
  2. Descubrir la vocación real (dese la perspectivas histórico-geográfica, económica, socio-cultural) de la ciudad.
  3. Creación de consensos mínimos entre los actores clave, arrancando por la ciudadanía común y esto exige el reconocimiento de que la ciudad la hacemos todos y no sólo un puñado de especialistas, promotores, académicos y políticos.
  4. Todas los programas, planes, líneas de acción, estrategias o como se les desee llamar deben estar claramente proyectados en el tiempo y garantizada su financiación.
  5. Los programas de animación socio-cultural y de promoción de la participación ciudadana son clave para legitimar y potenciar las intervenciones. Además de que son importantes ya que colocan la cultura en el centro de esta operación de cambio.
  6. Partir de la máxima de que el desarrollo urbano no debe ajustarse a los tiempos políticos, sino a la inversa.
  7. Y una de las cosas más significativas: la ciudad debe asegurarse los recursos técnicos y financieros necesarios para operar las acciones seleccionadas. Ya que no hay nada peor que la falta de continuidad política o financiera.

Lo demás es simplemente recordar con cada paso que se da que: la ciudad es esencialmente cultura, pero a la par economías de escala y de aglomeración; lo mismo que la ciudad es un artefacto (físico, tangible) perfectible y que el ser humano la ha creado para su disfrute y no para que le atormente.

Es de este modo como Curitiba ha logrado cosas tan fantásticas como:

  • una proporción de superficies verdes de mas de 51m2 por habitante,
  • y en donde la población manifiesta confianza en la gestión pública, financiera y patrimonial de la ciudad.
  • tiene un excelente sistema de transporte público,
  • recicla el 22% de sus residuos,
  • se considera como la ciudad de Brasil de mejor calidad de vida,
  • menor índice de analfabetismo, 
  • que desarrolla políticas activas de preservación de sus recursos naturales,
  • que presenta programas urbanos inteligentes e innovadores con un buen nivel cultural

Esta ha sido una tarea que se ha venido consolidando por lo menos en los últimos 40 años y que ha ido ganando legitimidad y se ha ido instalando en la mente de los conciudadanos de Curitiba, no con pocos tropiezos, pero sí con más aciertos que yerros.

Pero todo al final se resume en: la creación de una visión de ciudad que nos haga soñar a todos y que nos energice para ir tras esa “imagen urbana” que todos anhelamos.

Y esto arranca por consolidar los consensos mínimos, pero para esto hay que ordenar nuestras ideas y ya de suyo esto exige un cambio: primero en el discurso; luego en nuestras mentes. Lo demás… lo demás…  viene casi que por añadidura.

NOTA:

Recomendación fílmica:

“Caín Adolescente” (1958). De Chalbaud. Una típica película que relata el éxodo campo-ciudad, pero desde la perspectiva humana.

Recomendación Literaria:

“Los nuevos principios del Urbanismo” (2004). Por el prematuramente fallecido Francois Ascher. Un texto donde si bien el énfasis esta puesto sobre el software urbano, precisamente nos destaca que por muchos recursos o capacidad técnica sino se mira a los intangibles urbanos siempre será difícil hacer una ciudades a escala humana.

Recomendación web:

www.distopialab.org, por tercera semana consecutiva.

www.nuestras-ciudades.blogspot.com, por tercera semana consecutiva.

http://enea2010.blogspot.com/

http://www.basicinitiative.org/

www.smallidea.wordpress.com/

Recomendación musical:

“Paris Combo”, un grupo muy ecléctico y del que recomendamos cualquiera de sus piezas.

2 Respuestas a “PARA CAMBIAR LA CIUDAD, TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTRAS MENTES

  1. Si bien es cierto el título del artículo: “PARA CAMBIAR LA CIUDAD, TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTRAS MENTES”, tambien es cierto que gran parte de este ideal queda en mera teoria pues es determinante en primera instancia saber con propiedad cuando se realiza el comentario final: “Pero todo al final se resume en: la creación de una visión de ciudad que nos haga soñar a todos y que nos energice para ir tras esa “imagen urbana” que todos anhelamos”. ¿Cual es esa “imagen urbana que todos anhelamos”? es necesario conocer dentro del universo de actores que conforman el hacer ciudad cual es la imagen que tienen, si enverdad quieren cambiarla, o cual seria su ideal; para posteriormente generar una imagen comun y empezar a desarrollarla. Y esto, definitivamente es un trabajo arduo en base a la actualidad mundial y local se torna cuesta arriba pero no imposible.
    Continuen en esto, es un gran ejercicio que espero a futuro sea aplcable a la realidad venezolana.
    Felicidades

    • Le agradecemos mucho por su punto de vista crítico y que deja entrever eso que, más o menos, dicen los anglosajones: “Too many people talk the talk, but just a few walk the walk”, lo que se podría traducir como: es mucho lo que se habla y poco lo que se hace, o como: pocos predican con el ejemplo.

      En este modesto espacio “virtual” tratamos de avanzar sobre la idea de actuar, claro siempre con la reflexión y la construcción de consensos de por medio.

      Pronto Monitor Urbano de desarrollará una serie de consultas urbanas públicas a expertos, una suerte de comisión para la Maracaibo que deseamos y necesitamos, y que se pondrá a disposición de la ciudad. Y de allí se tomará un tema concreto y de ese tema una acción o tarea y trataremos de llevarla a un nivel de concreción aceptable. Y así predicar con el ejemplo.

      En tal sentido le invitamos a parcitipar, a estar pendiente y a seguir criticando. Aunque igualmente le indicamos que si sólo nos quedamos en la palabra y no actuamos siempre seremos prisioneros de una visión o imagen de la ciudad que sólo estará en nuestra mente…

      Saludos y nos vemos cada vez que piense en la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s