EL CENTRO DE MARACAIBO: MUCHAS LECCIONES, POCAS APRENDIDAS

Cuando hablamos de ciudad tendemos a pensar en espacios físicos llenos de vida, de actividad frenética, lo mismo que en altas concentraciones de población y de todo tipo de edificaciones y actividades económicas: formales e informales interactuado la mayoría de las veces de modo caótico. Ahora bien, cuando pensamos lo urbano lo hacemos fundamentalmente en tiempo presente y rara vez como una entidad que se mueve en el tiempo y que se transforma, y hoy como nunca, de modo trepidante. Es este mirar la ciudad en un permanente aquí y ahora el que nos inhabilita en mucho para comprender que su dinámica va dejando huellas, rastros, pistas sobre lo que fue, lo que es, pero sobre todo de lo que nunca pudo ser.

Dado que vivimos cada vez más aturdidos por las dinámicas globales en franca lucha con la cotidianidad local, poca son las veces que habitantes, políticos y técnicos o constructores de lo urbano reparamos que la ciudad es una creación humano-colectiva. Y que como tal, es tarea del ser humano -en sociedad- comprenderla, intervenirla, cambiarla siempre en el entendido que de que este dispositivo o artefacto debería hacer la vida más fácil y placentera a todos los que en ellas moramos.

Un ejercicio que toda sociedad urbana debería desarrollar es uno que atienda a su memoria urbana. Para el caso de Maracaibo una gran oportunidad la brinda el fenómeno de la “perdida” de algunos lugares emblemáticos. Siempre recordando que donde hay un lugar emblemático hay acumulación de saber, de cultura; son escenarios concretos donde se deja ver con toda su fuerza la expresión humana. Tomemos como ejemplo el controvertido caso del barrio El Saladillo (ver fotografía) en el casco histórico de Maracaibo. Y para evitar la controversia que salpica este tema no entraremos a calificar, a riesgo de parecer eunucos intelectuales, si la demolición de este barrio fue positiva o no.

Barrio el saladillo, en primer plano la basílica

El dato objetivo al hablar de la demolición de El Saladillo (ver foto abajo) nos indica que se desmantelaron más de 3 mil edificaciones y se mudó del centro a más de 20 mil personas hace ya 40 años. Esta operación es uno de los intentos de gentrificación, ejecutado en un solo momento, más importantes de Venezuela y quizás de América Latina.

Siguiendo con los datos objetivos podemos decir que con la demolición de El Saladillo Maracaibo cambió drásticamente la correlación del centro con el resto de la ciudad. Y es desde ese momento que el Centro pierde su acento como espacio de gran diversidad para algunas funciones: cultural, política, de conectividad y sobre todo de alojamiento o morada en un espacio altamente denso cultural, demográfica e inmobiliariamente hablando. Con la demolición y posterior abandono del proyecto de transformación del centro, “aparecen” los espacios vacantes que incluso hoy se cuentan en más de 20 hectáreas; se generan los cambios de escala (reflejados en el colosal tamaño de parcelas donde se emplazan Panorama, Ciudad Chinita, Los Tribunales, por solo nombrar algunas); y, el comercio se entroniza como la actividad fundamental, dejándonos en las noches un paisaje de una ciudad cuasi fantasmal, al mejor estilo de las oprimidas ciudades de los Westerns hechos en los años 60 y 70, o de las visiones post-apocalípticas en filmes como Mad-Max (1979) o The Omega Man (1971). Todo este complejo de elementos contribuyó a la pérdida de la memoria ya que se arrasó con la intensa acumulación de capital social y cultural que en esos terrenos y edificaciones se afincaba. Las consecuencias son evidentes: se limita o literalmente se borra la relación Lago-Ciudad, se impacta en el saber hacer sobre la arquitectura y diseño de espacios urbanos climáticamente adaptados a nuestra realidad social y geografía-clima, entre otras cuestiones no menores.

Son muchas las gaitas y hasta filmes que tratan esta problemática y que como diría mi colega Jean-Marc Fournier que habita en Caen, una ciudad del norte de Francia que fue casi totalmente destruida durante la segunda guerra mundial, que retratan desde el imaginario colectivo el importante trauma que supone una perdida de este tipo. Pero pocos son los expertos o grupos de ciudadanos que hoy más allá de avalar o reprochar este acto se están ocupando por crear intervenciones en el centro que asumiendo los tiempos actuales y en claro diálogo con el futuro nos entreguen un centro urbano: diverso, bien conectado, con calidad en sus espacios públicos, en franca comunicación con el importante borde lacustre marabino y sobre todo un centro urbano caribeño y humano.

Quizás no tengamos que mirar hacia los políticos, los técnicos o expertos que a veces somos creadores de eso que los abuelos dicen: “…peor el remedio que la enfermedad”. Quizás nos toque más bien mirar y celebrar a gente como Augusto Pradelli que primero fílmicamente con su largometraje “Joligud” (1990) y ahora cultural, física y económicamente con su espacio “Caribe Concert”* (ver fotos abajo) nos muestra el camino de cómo debemos asumir e intervenir la vida en el centro, al menos el centro de Maracaibo.

 

Y usted: ¿Cuántas ideas tiene para el centro de Maracaibo o de su ciudad?

 

* Para leer un poco más en detalle sobre Caribe Concert: http://laverdad.com/detnotic.php?CodNotic=29158

NOTA:

Recomendación fílmica:

“25th Hour” (2002). De Spike Lee. Una película aguda, punzante, como la mayoría de las películas de este director, que muestra una cara inusitada de Nueva York. Es igualmente íntima y de gran poder en la muestra del paisaje humano-urbano.

Recomendación Literaria:

“Casas de Maracaibo” (2009). Por Alexis Pirela Torres. Para mayor información mirar: http://www.facebook.com/album.php?aid=161517&id=202603125849#!

Recomendación web:

www.distopialab.org, por segunda semana consecutiva.

www.nuestras-ciudades.blogspot.com, por segunda semana consecutiva

www.corbisimages.com/

www.e2-series.com

Recomendación musical:

El CD “We Want Miles”.

www.putumayo.com, por segunda semana consecutiva.

4 Respuestas a “EL CENTRO DE MARACAIBO: MUCHAS LECCIONES, POCAS APRENDIDAS

  1. Excelente reflexión! Me parece importante hacer esta reflexión sobre el casco central, que hacer memoria no es vivir atascado en el pasado, sino que entender estos hechos nos hace aprender sobre nosotros mismos como sociedad y que el aprendizaje nos sirve para tomar mejores reflexiones para el futuro y esto lo hacen las sociedades en países desarrollados, un ejemplo es Alemania que en vez de ocultar o evadir el holocausto, en la actualidad mantienen espacios donde reflexionan estos hechos. En nuestro caso debemos como un deber reflexionar sobre nuestra historia, para ello es importante poder evaluar estos hechos que todavía permanecen en el imaginario del colectivo de nuestra ciudad, por que a pesar que muchos desconocemos lo que realmente sucedió hace 40 años, las exclamaciones de la desaparición del legendario Saladillo están allí sonando por las calles.
    Realmente es un debate entre los que defienden la demolición y los que no, un comentario común es sobre los niveles de precariedad en el que se encontraba el casco central, sabemos que en el Saladillo se encontraban sectores en muy mal estado, pero hay que tomar en cuenta que los grandes barrios de nuestra ciudad se dividen en varios sectores con niveles distintos de consolidación, el Saladillo estaba conformada por una variedad de sectores con distintas estructuras, así vemos que en frente de la Basílica se mantenía la cuadricula colonial con viviendas de estilo republicano en buen estado, diferentes a sectores mas alejados como la Perdición o los Biombos con una estructura mas orgánica y mayor nivel de abandono, hacia el sur encontrábamos Boburito emblemático sector famoso por sus bares y prostíbulos que no era considerado como parte del Saladillo pero que muchos lo confunden en la actualidad siendo uno de los principales justificativos para la demolición entera del barrio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s